Bienvenidos a "Durango Net"
Visita un cliente de Durangonet
Guia Comercial
En Durangonet



buscar

 


¿Es la impotencia un conflicto en el hombre?
Seguramente que el término “Impotencia” es motivo de charlas y bromas entre amigos y que remotamente pensamos como entes individuales, que sea algo que nos pueda suceder a nosotros


Articulo Proporcionado por: Dr Rafael Franco Santillán

Seguramente que el término “Impotencia” es motivo de charlas y bromas entre amigos y que remotamente pensamos como entes individuales, que sea algo que nos pueda suceder a nosotros, también podríamos decir que dentro de todo el entorno que significa esta palabra, existen connotaciones negativas que la sociedad adjudica al término y esto da como resultado, que internamente sintamos un poco de temor y con seguridad lo más frecuente es que lo asociemos con algo de pensamiento mágico e ideas que pululan entre las consejas populares, aún y cuando nuestro nivel cultural sea aceptable, porque... es tanto lo que se dice al respecto, que ojalá y nunca nos pase, ¿No es así estimado lector?.

Actualmente, y en términos médicos la otrora famosa “impotencia” se le conoce como: Disfunción Eréctil, este temible y estigmatizado padecimiento, se define como: La incapacidad persistente para lograr y/o mantener una erección del pene lo suficientemente permanente como para alcanzar una actividad sexual activa y satisfactoria. La disfunción eréctil puede tener un impacto altamente significativo en la vida del hombre, ya que afecta su confianza en sí mismo, llevándolo a cuestionar su masculinidad, y como consecuencia de lo anterior, puede hacer que el individuo se aísle emocionalmente de su familia, sus amigos y peor aún, de su pareja, pues existe una presión innecesaria en sus relaciones interpersonales y físicas, que provoca inequívocamente una reducción en forma drástica de su Calidad de Vida que repercute en todas sus esferas biópsicosociales.

Aún cuando antiguamente se llegó a pensar que este problema sólo se debía a problemas eminentemente psicológicos, ahora sabemos que la mayoría de los casos de disfunción eréctil están asociados con padecimientos orgánicos.

Respecto al terreno psicológico, podríamos decir que la aparición de este padecimiento obedece en un grado muy importante a la disminución del deseo sexual por una pérdida persistente de las fantasías sexuales y consecuentemente del apetito sexual. Esta situación puede presentarse tanto en hombres como mujeres. El trastorno puede estar relacionado con experiencias “sexuales” negativas durante la niñez o la adolescencia; Frecuentemente el problema se desarrolla tras años de experimentar un deseo sexual normal, las causas más frecuentes incluyen el aburrimiento en la relación sexual, la depresión, la ansiedad, la culpa sexual, el miedo a la intimidad como mecanismo de defensa, alteración en el equilibrio hormonal y el abuso de sedantes, tranquilizantes y algunos fármacos para disminuir la presión arterial u otros padecimientos
.
En el caso de la disfunción eréctil de causa orgánica (la gran mayoría de los casos), ésta es causada por padecimientos con fondo de origen vascular, neurológico y también por la ingesta de algunos fármacos y/o anomalías en el pene. Las causas físicas son más frecuentes en el hombre de mayor edad y las psicológicas en los individuos jóvenes, como quiera que esto sea, la disfunción eréctil no se considera como parte del proceso de envejecimiento, por el contrario, aparece como resultado de problemas subyacentes que no han sido detectados. A pesar de las ideas Tabú que existen, se acepta que el 50 % de los hombres de 65 años y el 75 % de los varones de 80 años son impotentes. Se estima que entre el 10 al 20 % de los hombres con enfermedad vascular (problemas para que exista un buen flujo sanguíneo por las arterias y venas) padecen algún grado de disfunción eréctil, incrementándose este porcentaje conforme se avanza en edad, siendo la ateroesclerosis (placas de grasa en las arterias) responsable de una enorme proporción de casos de este padecimiento en varones de 50 años y más.
 
version para imprimir